Como optimizar la alimentación industrial (pienso)

COMO OPTIMIZAR UNA ALIMENTACIÓN A BASE DE COMIDA INDUSTRIALIZADA (PIENSO)

 

Soy una defensora de que nuestras mascotas coman una comida natural al 100% pero soy consciente de que la mayoría de la gente aún da una dieta comercial como base de la alimentación o combinan ésta con una dieta natural. El objetivo de este artículo es proporcionar información para sacarle el máximo partido a la comida industrial a nivel nutricional.

Lo más habitual es que las personas compren una bolsa de pienso relativamente grande y vayan alimentando al perro o gato durante un par de meses. La comida industrial seca suele tener una fecha de caducidad de un año desde el momento de fabricación (aplicable a bolsas que no han sido abiertas). Por lo tanto se puede tener una idea de cuando ha sido fabricado el pienso mirando las recomendaciones de  “consumir preferentemente antes de”.

Una vez abierta la bolsa el pienso queda expuesto al oxígeno, luz, esporas de moho, ácaros y otros. Las bolsas están diseñadas para que no pase la luz y haya un intercambio mínimo de aire. ¿Qué pasa cuando abrimos la bolsa de pienso?

Oxidación de las grasas: una vez abierta la bolsa de pienso el oxígeno del aire entra en contacto con el contenido graso del pienso produciendo su oxidación. Hay estudios que demuestran que el consumo frecuente de grasas oxidadas puede causar cáncer y contribuir a muchos problemas de salud crónicos. Para prevenir este problema las empresas que producen el pienso añaden antioxidantes pero con el tiempo, y especialmente una vez abierta la bolsa, los antioxidantes se irán consumiendo y dejarán de hacer el trabajo que tienen que hacer.

Degradación de todos los micronutrientes: el valor nutricional que tiene el pienso que está arriba del todo de la bolsa cuando se abre es muy diferente del que está abajo del todo después de dos meses de haber sido abierta. Particularmente las vitaminas son muy susceptibles a esta degradación que ocurre principalmente por el hecho de estar a temperatura ambiente durante tanto tiempo.

Moho y micotoxinas: Tener una bolsa de pienso abierta en un ambiente húmedo y cálido (el que se encuentra en la mayoría de las cocinas) durante meses hace que éste sea un caldo de cultivo ideal para el moho a pesar de los productos que se añaden para evitar este problema. Infestaciones relativamente pequeñas no se pueden ver a simple vista. Es bien sabido por los veterinarios que las micotoxinas que algunos tipos de moho producen son altamente tóxicas para los perros causando convulsiones (en grandes cantidades) y también tienen efectos supresores sobre el sistema inmunológico.

Infestaciones: ácaros y otros pequeños insectos e incluso ratones. Hay estudios que demuestran que algunos perros son alérgicos a las carcasas de los ácaros.

 

Entonces, ¿cómo minimizamos todos estos problemas?

  •  Conserva el pienso en su bolsa original, incluso si utilizas un contenedor hermético.
  •  Compra bolsas pequeñas que hayan sido fabricadas recientemente, idealmente todo el pienso de la bolsa debería ser consumido en 7 días.
  •  Es una buena idea guardar las bolsas en el congelador.
  •  Tira el pienso si parece húmedo, ha cambiado de color o tiene un olor rancio o raro.
  •  No compres una bolsa de pienso que esté agujereada de algún modo.

 

Hoy en día por suerte hay piensos de mejor calidad que hace unos años. Como las empresas se han dado cuenta que el consumidor está cada vez más informado se están esforzando en producir piensos mejores. Elegid piensos prensados en frío, sin cereales, con un porcentaje de proteínas lo más alto posible y también con los mejores ingredientes. Hay una norma muy fácil para determinar el valor de los ingredientes: cuanto más genérico el nombre del ingrediente peor calidad. Es decir, el ingrediente "carne de pollo" es mucho mejor que "proteína animal hidrolizada". También mirad si tiene vitaminas e ingredientes sintéticos añadidos, cuanto menos haya de éstos mejor.

Además de seguir estas estrategias para maximizar el valor nutricional de la comida industrial hay otra cosa muy sencilla que puedes hacer para mejorar la nutrición de tu mascota: añade todos los días algún producto natural de calidad. Dale un trozo de carne, un huevo, un poco de fruta, unas verduras, frutos secos (nueces de macadamia no)… Empieza dando poca cantidad y asegúrate que le siente bien y poco a poco puedes darle más. Personalmente no creo que haga falta que le des un plato de pasta, ni pan… Intenta que los extras que des sean productos fresco de origen animal fundamentalmente (carne, pescado azul, vísceras, huevos y huesos crudos) pero también fruta y verdura. Lo demás es prescindible incluyendo los lácteos, especialmente los derivados de la leche de vaca.

Si te apetece dar un paso más puedes combinar la comida industrial con la natural y hacer 50% pienso y 50% comida natural. Recuerda que para que una dieta sea equilibrada debe contener mínimo siempre carne, vísceras, fruta, verdura, huevos, pescado azul y un aporte de calcio (mira el artículo escrito anteriormente sobre huesos y calcio para más información). Algunos dicen que no se puede combinar pienso y comida natural en un mismo plato y otros lo hacen de forma habitual sin ningún problema… Personalmente creo que es mejor darlo por separado.

 

Solamente haciendo pequeños cambios y poniendo un poco de consciencia en el tema de la comida puedes mejorar muchísimo la salud de tu mascota, espero haberte animado y que hayas encontrado útil esta información :-)

 

 

Neus Candela

Veterinaria especializada en nutrición natural, asesoramiento online

Vet. Col. 3667

www.nutrivets.com

644 341 865

nutrivets@gmail.com

www.facebook.com/nutrivets

 

Fuente principal: Unlocking the canine ancestral diet, Steve Brown